"20rifyl" > 20% de descuento

Madres y... ¡Ciclistas!

Celebrar el día de la madre, va más allá de hacer un regalo o irnos de comida para disfrutar, se trata de compartir tiempo con, quizás, la persona que más te ha dado, y eso es un grandísimo regalo cuando puedes hacerlo además, montando en bici.

Tener la suerte de compartir la afición del ciclismo con tu madre, no es algo habitual, pero es fantástico ir encontrándote en el camino con personas que si lo hacen, mujeres que además de ser madres, se ponen el casco, un dorsal y salen a disfrutar, a darlo todo. Con esto también inculcan valores a sus hijos, valores como el esfuerzo, la superación, el compañerismo, el escoger una forma de vida sana y saludable. 

He intentado escribir, pero realmente, creo que no hay nada como una experiencia contada en primera persona por lo que hemos tenido el placer de poder entrevistar a una excelente ciclista, ella es Juani Cabañero, le agradecemos que haya querido compartir la experiencia de ser madre y ciclista, además como no podía ser de otra manera, sus hijos también montan en bici, por lo que en su casa se respira un ambiente de dos ruedas.

 

 - Juani, cuéntanos, ¿en qué momento decides subirte a una bicicleta?

Siempre me ha gustado mucho hacer deporte pero he sido más de gimnasio y de caminar haciendo rutas, pero un buen día hace aproximadamente siete años decido hacer cosas nuevas y cambiar mi rumbo en la vida del deporte, me viene a la cabeza comprarme una bici de los más normal y empiezo hacer tramos cortos por Albacete hasta que un día decido ir al carril bici y poco a poco veo que hay algo que me hace sentir bien, ilusionada y con ganas de seguir caminando.

- ¿Cómo surge? 
Empiezo a transmitir y comunicar mis emociones en casa, y un buen día mi hijo y mi hermano me acompañan hasta Valdeganga, poco a poco van surgiendo Km. Salidas en compañía de muy buena gente que te enseña y camina a tu lado, me siento súper protegida y querida, empiezo a conectar con un mundo desconocido pero que me une, me da vida, alegría y conectividad con lo sano, lo puro, la esencia de la naturaleza …. Mi corazón me dice Juani llegó la oportunidad de vivir experiencias nuevas.
Entre medias un buen día me cruzo con dos buenos amigos que conocía del gimnasio (Verónica González y Adrián Ramirez) me hablan del circuito que yo no sabía ni lo que era, me explican un poco como funciona pero eso queda ahí, en ningún momento me veía preparada para competir.

- Te hemos visto muchas veces en el podium... ¿Qué te lleva a colocarte un dorsal?
En poco tiempo aparece en mi camino Carlos Aparicio por amistades comunes, decido comprarme una bici mejor y ahí caí en las redes del circuito porque él termina de animarme y apoyarme para que me apunte a competir, comencé mi primera carrera en la Roda, que yo cuando vi lo que había allí creía morirme del susto, la terminé con mucho sufrimiento pero aun así aposté por la siguiente en Lietor y ahí es donde hice mi primer pódium, claro está que ese primer año todos o casi todos los recorridos eran cortos, pero le empecé a coger el gustillo y todos los fines de semana tenía la ilusión de volver. Es un sinfín de experiencias vividas, que te hacen sentir plena y a fecha de hoy me siento orgullosa de haberlo intentado porque me ha aportado muchas emociones y regalado sabiduría.


- ¿Eres más de entrenar o sales a divertirte?
En realidad me gusta disfrutar encima de la bici y pasarlo muy bien, entrenar por ser madre y trabajadora no puedo entrenar como a veces me gustaría, pero para mí lo más importante es sentir la sensación de estar haciendo en cada momento lo que me gusta, vivirlo con pasión, desde el amor siempre y compartirlo con buenos amigos y mis HIJOS que es lo más gratificante, le doy gracias a la vida por haberme concedido el presente que tengo, solo cabe gozar de éste sentimiento puro en toda su plenitud y tomar consciencia de que la vida sabe más que yo, que hoy me siento bien de hacer lo que hago acompañado de personas maravillosas, pero tengo que seguir pedaleando para seguir aprendiendo y disfrutando que es lo más importante.

- Como hemos mencionado antes, Enrique y Lucía, tus hijos, también son ciclistas... ¿Como se gestiona
esto en casa? 
Ser madre significa cambiar tu vida, tu tiempo y tu forma de pensar, y si además compartes un deporte con ellos, todavía el cambio es mayor, pero con ilusión siempre tienes la esperanza de lograr todo aquello que se persigue para conseguir lo que se desea intensamente y en familia.

Para nosotros ha sido nuestra mejor lección para aprender, nuestra mejor prueba de interés, motivación y entusiasmo para crecer juntos en la adolescencia que no es nada fácil, aparte de crearles hábitos saludables intento darles una preparación y unos medios que les ayuden a conseguir sus mejores garantías de futuro y hacerles ver que el mundo está lleno de oportunidades pero que no todas habrán de pasar por la puerta de nuestra casa, los más bonito de todo es compartir juntos éste gran viaje que nos hacer estar unidos.



- Supongo que organizar un calendario con ellos, no debe de ser fácil, y a la vez muy gratificante compartir con toda la familia la misma afición.
No es fácil pero nada imposible, hay que entender que la vida nos ha brindado la oportunidad de poder vivir una experiencia juntos muy saludable pero también hay que comprender que ellos tienen mucho camino por recorrer y hay que apoyarles, hay que darles libertad para que cada uno disfrute de lo que más ilusión les haga, como madre tengo que ayudarles a cumplir sus sueños, y qué mejor manera… Dejarlos volar solos porque tiene que aprender de sus propios errores viviendo experiencias que les hagan crecer, siempre caminaré con ellos pero nunca obstaculizaré su camino. 


- ¿Qué valores personales te transmite este deporte?
En primer lugar satisfacción personal, diversión, mantenimiento y mejora de mi salud, recompensas emocionales, aventura, relaciones sociales, convivencia, humildad y aprendizaje constante.


- ¿Cuál ha sido tu mayor reto deportivo?
Cuando lo que haces lo haces con AMOR y PASIÓN, cada instante vivido ya es un reto, estar activa en éste deporte ya lo es, vivirlo y compartirlo con mis hijos una ilusión y esforzarme cada día para superarme otro más, sólo hay que dejarse fluir, aceptar y aprender a manifestar nuestros deseos.

- Cuéntanos tu momento más feliz sobre tu bicicleta de montaña.
Cada uno de ellos es especial porque los vivo con cariño y desde el afecto puro, pero si tengo que mencionar
alguno pedalear a lado de mis hijos y sentir el cariño de toda la gente que me quiere y me apoya.

- ¿Qué le dirías a alguien que está empezando y que está en ese momento de no atreverse a realizar una prueba?
Que se animen, que se den la oportunidad de hacer algo diferente, que la vida está llena de colores, que sientan la competición en estado puro y siempre desde el Amor y el disfrute que es la mayor satisfacción personal, que merece la pena vivir la experiencia porque tiene como consecuencia muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud, porque asegura nuestro estado de ánimo y porque aumenta nuestra interacción y relación con los demás.


Que tus decisiones sean siempre un reflejo de tus esperanzas y no te tus miedos, sólo necesitas un motivo para tener mil razones. Hay tres cosas en la vida que se van y no regresan jamás: las palabras, el tiempo y las oportunidades. MUCHO ANIMO y a emprender nuevas rutas en la vida, intentarlo habrá merecido la pena.
"Tu cuerpo envejece sin permiso, pero tu corazón envejece sólo si tú se lo permites."

Con mucho cariño de una madre ilusionada y agradecida a la vida.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados