Envío gratis, código "sinenvio".

¿Cuándo cambiar los puños de tu bicicleta?

 

Los puños de nuestra bicicleta es un punto muy importante, solo tenemos 3 contactos con ella, mediante el sillín, los pedales, y nuestros puños, por lo que le convierte en un componente clave de comodidad y seguridad al que debemos prestar atención, pero nos planteamos la pregunta ¿cuándo tenemos que cambiarlos? 

 

La primera situación en la que tendremos que cambiar los puños es si tras una caída se han roto. Los puños de silicona espumada tienen una resistencia menor en comparación con nuestro material RPC, el cual le proporciona una gran resistencia al corte y en caso de caída son más resistentes.. 

Pero está el caso en el que ya llevas un tiempo con tus puños y empiezas a tener molestias en las manos, la forma de tus dedos se empieza a marcar, en la palma de tu mano empiezas a notar que ya no te amortiguan o que ya no recuperan su forma tras una ruta. Los puños que tienen celdas de aire (espumados de silicona u otros materiales) tendrás que cambiarlos, ya que no hay manera de que recuperen su forma inicial, en cambio con los RIFYL, al tratarse de un material compacto, no se chafan prácticamente, tras un año de uso es posible que hayan adquirido la forma de tu mano, seguirán amortiguando, sin duda, pero si no te gusta, puedes desmontarlos y volverlos a montar, habrán recuperado su forma inicial y seguirán como el primer día.

Otro indicativo de que debes sustituir tus puños es si han están llenos de suciedad, si tus puños son de silicona porosa almacenará la suciedad y es muy complicado dejarlos limpios, no solo el aspecto visual, al tener suciedad esto hará que pierdan agarre, ya que la grasa, polvo, barro va completando estas celdas superficiales, es momento de cambiarlos. Nuestros puños RIFYL presentan una superficie lisa, la cual tras una ruta podrás lavar fácilmente con agua y jabón o spray en base alcohólica, y quedarán como nuevos, manteniendo el grip inicial. 

Otro síntoma de cambio es cuando te dejan suciedad o restos del propio puño en las manos, y llegas con las manos o guantes manchados, una vez más es otra ventaja de los puños de bicicleta RIFYL, los cuales no dejan restos en manos o guantes.

Por último y quizás un aspecto muy importante es cuando los puños giran sobre el manillar, es realmente peligroso y síntoma de que debes de cambiarlos, pues en un momento de fuerza pueden salirse y provocar una caída.

Nuestros puños RIFYL tienen un gran agarre para tu mano, pero también con el manillar, si los has montado correctamente (mira este artículo) no van a girar. Tras 2 años de uso, si has tenido alguna caída o si has lavado la bici con agua a presión puede que haya agua, barro o jabón entre el puño y el manillar, no se van a salir, pero si notas que no tienen la misma firmeza inicial, te recomendamos que los desmontes limpies bien el manillar y puños y vuelvas a montar ya que así estarán perfectos para otra temporada.

Antes de hacerte daño o sufrir una caída, si notas alguno de estos síntomas es mejor que pienses en cambiar tus puños, pues han llegado al final de su vida útil.

Depende de la especialidad de ciclismo que practiques, te podemos recomendar diferentes puños RIFYL, puedes leer este otro artículo donde hablamos de los modelos Race, Comfy y Hive.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados